Razones por las que se deben usar etiquetas autoadheribles en los productos

El uso de etiquetas autoadheribles son comunes dondequiera que se observe y la mayoría contienen un elemento autoadhesivo en algún lugar del embalaje.

De uso fácil y rápido, una etiqueta tiene además la capacidad de contener características de diseño y una valiosa información por lo que no es ninguna sorpresa ver su popularidad entre las empresas que buscan hacer una impresión.

A medida que la tecnología ha progresado, también lo ha hecho la expectativa del consumidor.

La calidad de la etiqueta es a menudo la atracción de un producto para un consumidor, por lo que una etiqueta podría ser entonces un punto focal que requiere cierta atención por parte del productor ¿cierto?

Veamos algunos puntos sobre el por qué se deben usar etiquetas autoadheribles en los productos:

La principal atracción de usar una etiqueta autoadherible es por su versatilidad, no sólo ofrecen una clara indicación de lo que es el producto, sino que mediante el diseño de su propia etiqueta hecha a la medida, puede incluir una multitud de otros elementos.

Ya sea que estés buscando mostrar información sobre el producto, a innovaciones más modernas como códigos QR que llevan a los navegadores de sus productos a un sitio web, o incluso usar realidad aumentada que puede crear un entorno virtual alrededor del producto.

Es más, la etiqueta actúa como una herramienta de publicidad para la marca, por lo que mediante la implementación de lo último en tecnología de impresión, se crean etiquetas de mejor aspecto las cuales se benefician de todo lo que la impresión digital puede ofrecer.

Entre los elementos que tiene una etiqueta autoadherible son: el papel de soporte (liberación), una capa de adhesivo y el material de cara que incorpora el diseño previsto de la etiqueta.

Cada elemento consta de:

Forro de la etiqueta, fabricado principalmente en papel, el revestimiento antiadherente está recubierto con silicona de un lado, lo que permite la fácil aplicación de la etiqueta acabada.

Debido a algunos trabajos que requieren grandes volúmenes que se crean a alta velocidad, se pueden usar otros materiales como plásticos con revestimiento desprendible, ya que es probable que el material de papel común usado se rompa.

El adhesivo que se utilice dependerá de la aplicación a la que se destine la etiqueta. Por ejemplo, los artículos que requieren la etiqueta para ser pegada con facilidad (como libros, ropa, fruta, etc) necesitará algo que dejará poco residuo.

Existen muchos tipos diferentes de adhesivos que se pueden utilizar para la mayoría de las aplicaciones como disolvente, hot melt, UV y soluciones a base de agua, etc.

Cara adhesiva. Hay muchos diversos tipos de materiales que se pueden utilizar para producir la cara de la etiqueta que encajarán principalmente debajo de dos categorías: Papel y plástico/material sintético.

Si se utiliza papel, puedes elegir entre un acabado recubierto o sin recubrimiento, que proporciona al producto una serie de apariencias estéticas diferentes.

Los tipos de materiales plásticos/sintéticos que se pueden utilizar incluyen polietileno, poliéster y polipropileno y como es el más comúnmente utilizado, se destaca por su durabilidad y las calidades de impresión, así como el bajo costo que se necesita para producirse.